Wagner y su Holandés Errante

   
 
 
Noche en el Teatro  Real…
Wagner y su Holandés Errante…
 
 
y volví a casa, enamorada.
Enamorada de la triste historia, de la música, de sus voces, de la puesta en escena…
del Navegante que durante  una eternidad busca la mujer que le salve, de…
 
 
 
Egils Silins ( baritono)
En este  video que os dejo no encarna al Holandés, a El Navegante….
pero, os sirve para haceros una idea de su voz y su porte .
 
¡ Dios mio !,  había olvidado las emocines que se sienten escuchando una opera en directo.
Dos horas y media , sin descansos , y se me hizo corta.
¡¡Inolvidable, absolutamente, inolvidable!!
(llore, durante toda la obra)
 
 
 
 
 
Anuncios

Gloria Fuertes

TODAVÍA

Todavía hay gente que al viento le llama céfiro,
y hay quien a lo cursi lo llama poesía,
y a la Poesía, locura.
Todavía hay quien canta a la luna.
¡Yo canto a los hombres de la luna!
A los arrabales de la luna,
a los ríos de leche de la luna;
pero todavía hay gente que se asusta,
se asusta cuando una mujer se pone las botas
para pisar mejor el barro,
se asustan porque somos listos,
porque Dios está con nosotros;
ven que nos quemamos y no comprenden las llamas;
porque componemos canciones previsoras
y al avisar gritamos;
porque en nuestros versos
no hablamos de lo que siempre se habló en los versos:
las olas, la boca, los pájaros.
¿Quien dice que en nuestros versos no hay pájaros?
¿Qué son estos gritos si no aves heridas?
No amar lo caduco, lo seco, lo blando.
¡Los poetas amamos a la sangre!
A la sangre encerrada en la botella del cuerpo,
no a la sangre derramada por los campos,
ni a la sangre derramada por los celos,
por los jueces,
por los guerreros;
amamos a la sangre derramada en el cuerpo,
a la sangre feliz que ríe por las venas,
a la sangre que baila cuando damos un beso.
Cantamos al amor.
A lo fresco.
A lo puro.
¡Estamos hartos de cuentos!
¡Y que aprendan los ñoños que el viento es el viento!
Y que cuando se ama, se ama,
y que sólo es pecado el mal comportamiento.

 Gloria Fuertes

 

Palabras

PALABRAS que hoy hago mias para ti. Sé que las necesitas.

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?

Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo,
Que nadie establece normas salvo la vida,
Que la vida sin ciertas normas pierde forma,
Que la forma no se pierde con abrirnos,
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente,
Que no está prohibido amar,
Que también se puede odiar,
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho,
Que las heridas se cierran,
Que las puertas no deben cerrarse,
Que la mayor puerta es el afecto,
Que los afectos nos definen,
Que definirse no es remar contra la corriente,
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja,
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio,
Que negar palabras implica abrir distancias,
Que encontrarse es muy hermoso,
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida,
Que la vida parte del sexo,
Que el "por qué" de los niños tiene un porque,
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad,
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana,
Que nunca está de más agradecer,
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo,
Que nadie quiere estar solo,
Que para no estar solo hay que dar,
Que para dar debimos recibir antes,
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir,
Que saber pedir no es regalarse,
Que regalarse es, en definitiva, no quererse,
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos,
Que para que alguien "sea" hay que ayudarlo,
Que ayudar es poder alentar y apoyar,
Que adular no es ayudar,
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara,
Que las cosas cara a cara son honestas,
Que nadie es honesto porque no roba,
Que el que roba no es ladrón por placer,
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo,
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte,
Que se puede estar muerto en vida,
Que se siente con el cuerpo y la mente,
Que con los oídos se escucha,
Que cuesta ser sensible y no herirse,
Que herirse no es desangrarse,
Que para no ser heridos levantamos muros,
Que quien siembra muros no recoge nada,
Que casi todos somos albañiles de muros,
Que sería mejor construir puentes,
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve,
Que volver no implica retroceder,
Que retroceder también puede ser avanzar,
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol,
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?

Mario Benedetti.

 

flor y rflores blannflores de cerezoflores en blancoflores margaflores margaritasflores r rflores rblanflores rosflores rosafondos7

Poesias encontradas

 

Cuando nuestras palabras duermen…

Busquemos palabras que nos despierten.

 

  EL OTOÑO SE ACERCA

El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.

Y lo perdimos para siempre
  Ángel González
 
 
flor
 

Aquello.
                  No eso.
                                    Ni
—mucho menos— esto.

Aquello.

Lo que está en el umbral
de mi fortuna.
Nunca llamado, nunca
esperado siquiera;
sólo presencia que no ocupa espacio,
sombra o luz fiel al borde de mí mismo
que ni el viento arrebata, ni la lluvia disuelve,
ni el sol marchita, ni la noche apaga.

Tenue cabo de brisa
que me ataba a la vida dulcemente.
Aquello
que quizá hubiese sido
posible,
que sería posible todavía
hoy o mañana si no fuese
un sueño.

 
    Ángel González

 

flores rblan
 

Benedetti

 
Alguien me la envió y, aqui os la dejo.
 
 
NO TE RINDAS

 No te rindas, aún estás a tiempo 
 De alcanzar y comenzar de nuevo, 
 Aceptar tus sombras, 
 Enterrar tus miedos, 
 Liberar el lastre, 
 Retomar el vuelo.

 No te rindas que la vida es eso, 
 Continuar el viaje, 
 Perseguir tus sueños, 
 Destrabar el tiempo, 
 Correr los escombros, 
 Y destapar el cielo.

 No te rindas, por favor no cedas, 
 Aunque el frío queme, 
 Aunque el miedo muerda, 
 Aunque el sol se esconda, 
 Y se calle el viento,

 Aún hay fuego en tu alma 
 Aún hay vida en tus sueños.

 Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo 
 Porque lo has querido y porque te quiero 
 Porque existe el vino y el amor, es cierto. 
 Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

 Abrir las puertas, 
 Quitar los cerrojos, 
 Abandonar las murallas que te protegieron, 
 Vivir la vida y aceptar el reto, 
 Recuperar la risa, 
 Ensayar un canto, 
 Bajar la guardia y extender las manos 
 Desplegar las alas
E intentar de nuevo, 
 Celebrar la vida y retomar los cielos.

 No te rindas, por favor no cedas,

 Aunque el frío queme, 
 Aunque el miedo muerda, 
 Aunque el sol se ponga y se calle el viento, 
 Aún hay fuego en tu alma, 
 Aún hay vida en tus sueños

 Porque cada día es un comienzo nuevo, 
 Porque esta es la hora y el mejor momento. 
 Porque no estás solo, porque yo te quiero.
en c