Pssssssssssss, silencio, ni una palabra, ni un ruido que delate nuestra presencia….
Estoy escondida, no debe saberse y por eso es secreta mi presencia en la ventana, pero… ¡¡ los nervios me pueden !! Ya está aqui la noche más esperada del año.
Noche para dormir deprisa  y con mucha fuerza. Noche para soñar con lo más deseado durante todo un año… para no hacer  ruido al darse la vuelta en la cama, para taparse con la manta hasta los ojos. Esta noche… ¡ madre mia !  la magia no tiene truco, inocencia y ternura se dan la mano… corren, sonrien para vestirse con sus mejores galas.
Es noche para abrir la caja del recuerdo,  para la nostalgia por aquellos sueños de infancia….  ¡ Oh, si ! Aquellos preciosos llorones con sus faldones bordados, aquellas muñecas de pelo largo y sus armarios… las cocinitas con sus cacharros, los bastidores, los costureros………….. ¡¡Eh¡¡ dije costureros? Noooooooooo, por Dios bendito, Rey Melchor, ni se te ocurra volver a dejarme eso ¡¡
Durante años tu despiste o tu constancia me  dejanba aquellos cajoncitos de madera, eso si, siempre de distinto modelo, hay que reconocerlo. ¿Qué buscabas con aquello, que complejo y escondido objetivo te llevaba a hacerme eso ?
¿ Pero, qué es esto?. Ahora caigo de que fui una niña mortificada con costureros vacios…. ¡ coñe, ahora que lo pienso ¡¡ ¿ pasaria mi Rey Melchor por algún lugar donde se fabricasen a buen precio? No, en la familia, no habia fabricas, ni amigos fabricantes, ni dinero para ello…. Imagino que  mi mago pasaba por las vacaciones de su psicologo, y daba rienda suelta a sus sustraciones.
¡¡ Original que se ponia mi mago en los 5 de enero ¡¡, o tal vez… habia demasiados niños pobres y pocos recursos para tanto regalo. Si, eso creia entonces, y sigo creyendo.
Vale, lo acepté en su momento pero….
¡¡¡ Me toca !!!
Ya tengo 63 años camino de los 64 y, si, espero más, porque sino… me temo que no lo cuento.
Porfi, quiero mis regalos, mis caprichos de niña ( arrugá, pero, niña), mis sueños, mis juguetes soñados durant años y pedidos en su momento como de verdad se piden los juguetes; nariz espachurrada contra el cristal, y ojos que hacen minucioso recuento  en el escaparate de turno.
Quiero la bici… ¡¡ siiiiiiiiii, la bici !! aunque ahora  mis piernas no puedan dar a los pedales. Mi Mariquita Perez, vestida para ir al cole. Mi diabolo, mi juego de magia, mi telescopio para ver las estrellas. Ah, y no olvideis aquel caleidoscopio de mayores que me hacia soñar con colores.
Quiero un corazón que funcione bien y no este cacharro, que me roba la ilusión de poder pedir unos patines.
Quiero…. una mano que me cruce, que me lleve al cole, que enfrie mi frente en las noches de fiebre. Manos que me arropen, que enreden mi pelo, que limpien mis heridas cuando mis rodillas tropiezan con el suelo…
Quiero…. aquellos brazos  y los abrazos que no me dieron…
Quiero… quizá, el “silencio” suficiente como para olvidar los “quiero”.
Mi Rey Mago, dejame fuerzas para convertirme en mil te quieros y en cientos de caricias que se escapan de mis manos .
En brazos, ojos, sonrisas y corazón, para  arropar sin que se note.
Melchor, sé que me adelantaste regalos, sé que este año los tengo a todos, sé que…
Dejame pedir, dejame ser niña y… por favor, por una vez
¿podrias  mimarme?
Prometo ser buena, prometo cerrar los ojos sin protestas, prometo…  lo que tú quieras.
Mi Rey, te dejo un beso hasta, tal vez,  el año que viene.
Gloria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s