Buceando


Silenciosa, que no muerta, así buceo por las profundidades de un mundo que, a veces, me asusta.
El buceo me gusta; descubres “cositas” raras que pocos conocen y que están en peligro de extinción. Mi alma tontorrona siente piedad y pena por estos feos. Así es una.
Me meto en sus zapatos, cierro y abro los ojos de forma rapida, y soy consciente de que ellos se sienten perfectos, estupendos, grandes, magnificos… ¡pobres mios¡¡ ; feos y tontos.
No quiero aburrir, he dejado sus imagenes y de ese modo, al ver de lo que hablo, podreis daros cuenta del porque no encuentran la forma para salir a la luz. Se avergüenzan.
Tambien es cierto que , si dejamos que se relacionen y salgan con frecuencia, a fuerza de verlos en nuestro entorno, casi, lograremos sentirlos como de los nuestros. Bueno, solo algunos, los demás seguimos viendo su “rareza” y lo poco dotados que están…. ¿ Dije dotados ? , ¿ De veras? ( madre mia, en que estaría yo pensando )

Mis labores… creo.

A medida que cumplo años, la vida, o tal vez yo misma y mis pensamientos, me sorprende más. A los jóvenes , y a los insensatos, les molesta mucho que se hable de la experiencia pero, la experiencia; es un grado.

¿ Tal vez tratamos de obtener una patente de corso gracias a ella ?

Si, eso irrita cuando nuestra energía vital viene empujando pero… si recapacitasemos… ¡ Dios, que tontería acabo de decir !! La tía Teresa, hermana de mi abuelo, decía que si tuviésemos la sensatez de los 50 a los 16 años; seriamos monstruos. Estoy de acuerdo con ella. Lo estoy, a los 63 años… antes, hasta hace tres años más o menos, ¡ ni de coña!.( siempre fui una loca inconsciente)

Pero, estamos en el presente, vivo mis últimos años y la meta esta cerca. Respiro. Encajar y verbalizar esto… bueno, diremos que da cierto repelús. Sin miedos, solo repelús… y pena.

La vida se me antoja una pesada carga ( subir escaleras con el corazón chungo, se hace muy cuesta arriba) pero, a la vez, reconozco es lo más maravilloso que a uno puede sucederle. Vivir. Lastima que comencemos a saborear este hecho, en todo su esplendor, cuando comienza a escaparse por entre los dedos…

Hago una pausa para explicarme que no es un lamento, que no me quejo, que soy consciente de lo mucho que he vivido y de haber tenido una hermosa sonrisa dentro de mi. Eh, Gloria, no olvides que la vida no ha sido fácil… ni las muchas tortas recibidas, ni… No, no olvido nada. Lo sé, lo recuerdo y me cabreo en algunos momentos pero , ¿ cómo olvidar que mi cerebro encontró una herramienta mágica para combatirla? Mi sentido del humor fue el lápiz maravilloso que dibujaba sonrisas en el alma. A fe que me reído hasta decir basta.

Y mientras barro las pelusas( y plumas) que cada día fabrica mi casa, reflexiono sobre el gran misterio que es vivir, y la cantidad de sentimientos que llegamos a almacenar. Recomiendo esta practica para los pensadores jóvenes. (Me digo que tengo que escribir sobre las ventajas de las tareas domesticas)

Me recuerdo joven… brava , rebelde y enferma desde muy niña. Me veo en aquellos interminables días. Me veo en la butaca que permanecía medio echada y atada a ella por un corazón no quería terminar de arrancar. Soñadora. Buscando en mi imaginación las herramientas necesarias. Queria escalar las cimas que me presentaban los sueños… los sueños, si, aquellos sueños de niña y adolescente a la que nadie escuchaba. No había tiempo, ni costumbre de escuchar a los niños. Pobres, les cayo la responsabilidad de criar nietos cuando sus vidas estaban en la recta final y , por si esto fuese poco, como guinda, una de ellas con salud de cristal o flor de estufa, como me llamaba una de mis tías. Pero, la balanza siempre encuentra una forma de nivelarse, la “enfermita” comia como una lima ( lo decía el abuelo) y eso era muy bueno para sus defensas.

Mi memoria vuela mientras limpio la mesa de cristal…Es una locura casarse a los 20 años,( si lo hubiesen pretendido mis hijas, vendo la casa y las llevo al fin del mundo para quitarles esa tontería del cuerpo) pero, eran otros tiempos además de que mis circunstancias y lo que nos da por llamar ” asuntos de familia” lo hicieron posible. Al año era madre. Los hijos, las metas inmediatas, los obstáculos, el trabajo, la lucha por alcanzar… ¿ qué? empujaban. Hoy, me doy cuenta de la insensatez de aquella carrera; no porque fuese incorrecta y mucho menos estúpida… es que, a estas alturas del guion, me doy cuenta de la precipitación por ¿llegar?, y de las muchas cosas que deje de saborear por ello.

Me fatigo. …Desde que he salido del hospital la nueva medicación me mata y tengo que hacer una pausa de vez en cuando. Un café, un cigarrillo ( es malo, lo sé, pero a estas alturas o fumo y me doy un homenaje, o la vida se va a hacer interminablemente aburrida ), reclino la cabeza sobre el sillón y cierro los ojos para pensar en las personas que amo:

Al “pequeño”, “mi pequeño”, por mucho que estire mis alas, no llegan para cubrirle. Esta lejos en kilómetros. Me lastima su distancia. Los demás, salen adelante…

Maria… ella es parte de mi taquicardia; tengo que lograr vivir hasta que, por lo menos, apruebe y entre en la escuela judicial… total no es nada, unos meses, como mucho, con mala suerte; un año. Me quedan cosas por enseñarle…¡¡ Eh !! ¿ lo ves Gloria ? sigues con la fantasía de tus sueños. No tienes remedio.

Hay que preparar la comida, el tiempo vuela…

Si, lo sé, de ahí que el presente traiga tantas cosas la cabeza. Ha pasado volando y hay que darse prisa en recrear pequeños detalles que toman importancia; paladear el buen jamón, ser exquisita al preparar un plato, respirar, escuchar con atención la música, pasear despacio, respirar, mirar todo con aquellos ojos del asombro olvidado, respirar, amar, recordar las sonrisas, hablar con ternura a los nietos, respirar, mantener en nuestro corazón el recuerdo a los amigos, guardar silencio, defender con voz firme la justicia… pequeñas o grandes tontunas que nos regala el vivir.

El Hombre es rey y dueño de su mundo… del mundo que logra con sus manos. Pretender ser el dueño del mundo y la Verdad, es de necios, absurdos, soberbios y dementes. Quedémonos con aquel que somos capaces de cuidar, mimar, saborear, amar… sin tiranias, egoísmos y sandeces.

Un mundo que se logra con dignidad , con amor y coherencia para construir su entorno.

Es dueño cuando se respeta así mismo para defender sus sueños, su mantel, su cama, su paz.

No se trata de conseguir un horizonte que no alcance su mirada; se trata de conseguir, tan solo, lo que alcance su mano y sus brazos. A la medida justa para poder cuidar, acariciar, defender…

Y sobre todo, es dueño cuando no olvida abrazarlo cada mañana, y le susurra un gracias por ser.

¡¡ Un momento !! me falta una pastilla de la caja… advierto; es la que no me deja levantar cabeza. No quiero responsabilidades si luego alguien ve doble o cosas raras.

La vida y costumbres de un mal nacido

Se puede nacer  de muchas maneras y formas.

Se puede nacer rubio, moreno, alto, bajo, con los ojos verdes, marrones, azules…

Se puede nacer a termino, prematuro, pasado de cuentas…

Se puede ser hijo legitimo, bastardo, de madre soltera,  de familia numerosa…

Se puede ser el hijo guapo, el listo, el feo, el tonto, el retorcido… el cariñoso, el  serio,  el calzonazos, el sociable, el que hay que esconder, el psicópata…

Vamos que, como se puede ver a simple vista y haciendo un resumen rápido,  vemos que se puede llegar a este mundo para ser un hijo “determinado”.

Perdón, olvidé que la lista quedaría coja  si no mencionamos a  los hijos que se tiran, por ser hijos de mala madre.

Hablamos de uno de estos . Los últimos mencionados; los mal nacidos.

Hoy, quiero hablar de uno de ellos por lo curioso de su vida  y porque me temo que esta cerca su extinción.  

Desconozco su nombre autentico …  solo sé de su apodo.

Es inclusero. Es decir;  no tiene madre, solo fue parido… vale, madre tiene pero, como si no. A ella le importa una mierda, no le quiere. Criar es un coñazo. Punto. Del padre ni hablamos; desconocido.

Maltratador, asesino, vago, tramposo, explotador … ¡¡¡ coñe, si hasta puede dar pena !!…  Noooooo, no consigue ese sentimiento en mi , ya, a estas alturas, no, pero, un cierto grado de lastima…  si, ese se le concedo porque sé que se pierde tantas cosas buenas .

Su vida no es fácil. Nace con el tamaño de la mentira. Come con  engaño  y  muerte de quienes le rodean,  y su único argumento para sobrevivir es el intentar ser aceptado por ignorancia y miedo.

Es oscuro… un ser  poco atractivo, que a pocos les apetece meterlo en su casa.

Asesino, mentiroso, conspirador, vago, intruso, maltratador … asqueroso, en una palabra.

Pero, como  sucede siempre … no consigue engañar a todos. Hay quien, con  paciencia y algo tan sencillo como es el observar, ha logrado llegar a conocerlo bien.  A él, no le engaña, no logra confundirlo. Alguien que siendo pequeño y mucho más listo, le deja morir  de hambre cuando .comprende lo dañino que es.

Bueno, ya está bien de historia . Pasemos a la las fotos

Señores, señoras…

les presento al cuco ( no es su nombre cientifico)

….y a chochin, el pequeño que cuando ve que su nido ha sido ocupado y sus crias empujadas a caer fuera de él,  abandona este y la monstruosa criatura que lo ha invadido.  De esta forma el mal nacido muere de hambre. Eso si, se queda con el nido para él solito . Él, pequeñajo y listo cambia de árbol, construye un nuevo nido, pone más huevos, y continua con su tranquila vida al sol.

Son historias que se encuentran por Internet.