Conmigo, a solas.

Termina la tarde…  recojo cosas para mi vuelta.

Últimos toques, detalles por rematar…todo en orden. No, no está, ni queda a mi gusto pero, si en orden.

Después de comer, cuando el sol vuela a ras de tierra   sobre el césped… tan sólo es un efecto óptico pero.. , ¡Concentra tanta magia!… me dedico un rato a “mimar” las sonrisas que me regala la tierra.

Por unos minutos el silencio y yo somos uno.

Me llegan lejanos los ladridos de los perros que juegan en el parque…no hay más de doscientos metros desde la casa… me traen el recuerdo de los mios. 

Rasssss , rasssss, rassss… mis manos arrastran lentamente el rastrillo que libra de hojas el pequeño jardín… 

Escucho el viento en los árboles, contemplo las plantas…

Mi mente  vuela al futuro inmediato… en  48 horas mi estancia en la playa, se convertirá en un sueño pasado… algunas cosas han cambiado…   así lo impone la vida. No puedo hacer nada para cambiar esa ley inexorable.

En los últimos ocho días de soledad, mi loca cabecita a dado vueltas al síndrome del nido vacío…

Me pregunto si acaso es una loca “mentira” que argumentamos las mujeres… Dejo la pregunta en el aire y este, juguetea con ella.

Mis silencios han sido cómplices de lo mucho que he meditado sobre ello…

Una semana atrás, oía la voz de mi hija: -“ Mami, vuelve … ni un día más, porfi… te echo de menos”. Sonrío. Su tono contiene súplica, ternura… yo, también la echo, mucho, de menos.

Riego las plantas, aspiro el olor que me regala la tierra… me siento como ella. Me gusta ésta soledad buscada.

Partiré, y otra vez (a mi pesar), mi corazón se sentirá dividido al abandonar la casa.

Como la tierra, las mujeres esperamos que se nazca de ella. Esperamos ver crecer y el fruto de una buena cosecha…

El sol se oculta y paso pagina. Abro con cierta ilusión un nuevo ciclo. A pesar de todo, sonrío nuevamente; el sol me ha regalado un mes más de verano y me ha dado la oportunidad de poner a prueba mis progresos de movilidad. ¡Bien!

Mi llegada a Madrid abre nuevas expectativas y … tejer canastillas por partida doble.

La vida sigue.

 

 

Anuncios

Dos noticias… irritantes.

 Dos noticias en el telediario:

 

 

La iglesia se opone a la fiesta de Halloween…

 

Una joven de 17 años es asesinada por un hombre que conoce en Internet.

 

Ha sido en las noticias de esta tarde cuando he oído ambas.

 

Una me ha encendido y la otra me ha irritado.

 

 

¿ Qué hace la Iglesia metiéndose en  las fiestas de disfraces?

 

¿ Otra vez nos quiere quitar los carnavales?….

 

Hablan de honrar a los muertos. Yo quiero ser honrada en vida… muerta, me importa un pito.

 

Y la niña… ¿ A quién se le ocurre quedar con un chaval de 32 años, sin saber nada de él y ocultándoselo a sus padres?

 

Claro que….

 

Otras muchas son asesinadas por sus novios o, lo que es peor, por sus maridos; conocidos de toda la vida.

 

 

La verdad es que a esta sociedad  le faltan varias tuercas de sus tornillos.

 

 

 

Me han robado una hora

Pero, ¿de quién es la santa idea de seguir cambiando la hora?

Mi cuerpo manda. A las siete los ojos dijeron hola…. Miro la hora en el móvil.. ¿ sólo las seis?… Pues nada , mis ojos, tozudos y tercos, que dicen que no se cierran.  La luz deja por embustero al móvil. Mis ojos, denuncia su mentira. Mi estomago…. Mi estomago, el pobre, hace una pregunta: ¿Qué tal si desayunamos a las siete?

Y una vez que le regalé su yogur  con cereales…. Ale, ¡¡ a las travesuras¡¡¡

Mi querida Arena, llegaste tarde.

Escalera en ristre me fui al limonero ( pobre mio, las palizas que le meto). Fui protagonista de un milagro:  En lo más alto de sus peldaños: ¡¡ ME SUJETO ¡¡¡¡ y no es esto lo más grande. Lo grande de veras es que, me sujeto con una sola pierna ¡¡¡  jajajajaj ya veras lo que me dice el cirujano en este mes de noviembre. Yo, de momento, y hasta que la suerte este conmigo; me la juego.

He cortado troncos… esos, ya en el suelo y no precisamente del limonero. He raspado paredes para pintarlas mañana,  rastrillado el césped, pintado el columpio… dos lavadoras, dos camas que he hecho con  esmero y primor… y en esto…

¡ Me cachis!! Enfadado

Se me va el sol. A las seis de la tarde se me ha ido la luz. Y los ojos… siguen diciendo que nada está en orden, que no les va esto de acortarnos las tardes, que sienten que nos están robando una hora.

Hoy hace calor. Los alemanes que viven en la casa de al lado se bañaban en la piscina. Sus risas y gritos en el agua me hablan de verano… al final, me he salido con la mía y tengo mi deseada prorroga veraniega.

El sábado, a mi regreso a Madrid, vuelvo como recién llegada de la guerra: Las manos destrozadas, las piernas llenas de rasguños,  picotazos de tigres con alas, el pelo quemado por el sol, la cara llena de pecas que me ha regalado el sol y, el cuerpo llenito de agujetas. Ea, que me lo estoy pasando bomba.

Y como ya son las siete y media de la tarde, es de noche y mi cuerpo me pide descanso… Les doy su comidita a los tres gatos y me subo a mi habitación. ¿ Dan una buena película por la noche?Lengua fuera

 

 

Un paseo

 

 

 

 

Ha sido hoy,  a medio día.

Después de casi un mes en estas tierras levantinas, por fin, he bajado a la playa. Mi playa desde hace 12 años…

 

La compañera de mi hijo, desde sus 25 años, dice que soy una trágica…. En su descargo; es argentina y como tal, optimista por naturaleza.

 

Sonrío…  guardo silencio.

A los  25 años, yo era una verbena, con mantón de Manila y tó.

Pero, ya sabemos lo que ocurre entre la juventud y los “maduritos”; ellos están inventando la pólvora, y nosotros (me reconozco madurita), no tenemos idea de nada.

Me gustaría verla, cuando la llegue el turno de sumar otoños… ¿ A que  cáscaras le llamará, en esos momentos,  trágico?

 

Me pierdo. Retomo el tema …como iba diciendo: Hoy, he paseado unos minutos por la arena de mi playa. Mi acompañante: Juan, mi hijo.

 

En mi cabeza revoloteaban aquellas primeras risas de hace 12 años. Mis tres hijos adolescentes, la alegría de una  playa recién estrenada en propiedad, ilusiones, proyectos, el futuro en todo su esplendor…

 

Juan camina a mi lado. Fuerza una sonrisa. Sus ojos hablan de la preocupación por mi equilibrio… caminamos en silencio…

Rompo el hielo con una petición; una fotografía del mar. Guardo el secreto de querer atrapar el momento presente.

El sol se alía conmigo; provoca lágrimas con su resplandor en el agua.

Volvemos a casa  charlando sobre los desgastes que hace el tiempo… en la casa.

 

En mi interior queda la promesa de volver, de repetir el paseo a solas. Esta semana los chicos se van de vacaciones y podré hacer travesuras.Guiño

 

 

 

 

Mi llegada y mi desesperación

 
 
 
 
 
No llegaré a mi Madrid hasta el día 1 de noviembre….
 jejeje me va lo de no perderme las ánimas ¡¡¡¡
Guiño
En estas tierras de Alicante ( sólo en mi pueblo, Torre de la Horadada) lo de Internet, va de pena.
Funciona como los intermitentes de los coches:
Ahora si, ahora no.
Enfadado
 
Sufro como los hambrientos ante un plato de patatas; no puedo escribir y , sobre todo, no puedo ir a visitaros. Esperadmeeeeeeeeeeeee
 
 
 
Sigo siendo optimista, palabra.
Disfruto del sol, de este verano regalado y…. de mi "niño pequeño".
 
 
Acalorado
 
Hay ratos en que los ahogaba ( a él y su pareja) y en los que me dan ganas de salir corriendo pero….
otros…
lloro ante la sola idea de saber que pronto me alejaré de ellos.
 
Esto de ser madre …. es un asco , a ratos.
 
Corazón rojo
 
 
 
 
 

Reflexiones

 Pues… como os iba diciendo…

Sigo viendo las noticias, me sigue espantando el canibalismo del hombre y, supongo, sigo consumiendo la porción que me toca.

Si, si, que soy consciente y desde luego tan sólo es mi opinión, los hombres, por mucho que lo neguemos, consumimos, a bocados, pequeñas o grandes cantidades de lo que llamamos compañeros de viaje.

Los más osados… no, los más bestias, se comen a tortazos, a golpes o cuchillo en mano, a la que eligieron como compañera. Otros, piden el corazón como muestras de amor. Muchos, machacan el hígado de quienes le  rodean y, casi todos, tiramos un poco de la cuerda para conquistar terreno.

Jajaja no voy a mencionar a los banqueros que se comen nuestros huesos,  ni a una adormilada… ¡ anestesiada! conciencia que olvida a los muchos que mueren de hambre, eso si, lejos de nuestra mirada. Es un alivio no verlo. Podemos dejarla dormir “tranquila”.

Vaya, vaya, Gloria se nos presenta tarde y encima con reflexiones del tres al cuarto…

Pues…no, Gloria viene contenta. Ha vivido el  momentazo de ver nacer a Aitana.

Nació con tres kilos y seiscientos cincuenta gramos. ¡Con cincuenta y nueve centímetros de largo! Y una carita de ojos abiertos que despertó todos mis instintos caníbales. Me la hubiese comido a besos y achuchones. Aitana, es mi nieta ”política”, aunque mi corazón le quite la palabra encodillada. Cosas de la vida, no mencioné su llegada al mundo y,  hoy, descubro a la sociedad, que son tres y nos dos los nietos que se abren paso en mis sentimientos de abuela.

Pensando en ellos, en mis cuatro nietos, reflexionaba sobre el ”mundo” al que vienen, al que les estamos dejando.

Muy a propósito no he mencionado el alma … esa, la defiendo a capa y espada. Está reservada para los que amo.Guiño

Reflexiones

 Pues… como os iba diciendo…

Sigo viendo las noticias, me sigue espantando el canibalismo del hombre y, supongo, sigo consumiendo la porción que me toca.

Si, si, que soy consciente y desde luego tan sólo es mi opinión, los hombres, por mucho que lo neguemos, consumimos, a bocados, pequeñas o grandes cantidades de lo que llamamos compañeros de viaje.

Los más osados… no, los más bestias, se comen a tortazos, a golpes o cuchillo en mano, a la que eligieron como compañera. Otros, piden el corazón como muestras de amor. Muchos, machacan el hígado de quienes le  rodean y, casi todos, tiramos un poco de la cuerda para conquistar terreno.

Jajaja no voy a mencionar a los banqueros que se comen nuestros huesos,  ni a una adormilada… ¡ anestesiada! conciencia que olvida a los muchos que mueren de hambre, eso si, lejos de nuestra mirada. Es un alivio no verlo. Podemos dejarla dormir “tranquila”.

Vaya, vaya, Gloria se nos presenta tarde y encima con reflexiones del tres al cuarto…

Pues…no, Gloria viene contenta. Ha vivido el  momentazo de ver nacer a Aitana.

Nació con tres kilos y seiscientos cincuenta gramos. ¡Con cincuenta y nueve centímetros de largo! Y una carita de ojos abiertos que despertó todos mis instintos caníbales. Me la hubiese comido a besos y achuchones. Aitana, es mi nieta ”política”, aunque mi corazón le quite la palabra encodillada. Cosas de la vida, no mencioné su llegada al mundo y,  hoy, descubro a la sociedad, que son tres y nos dos los nietos que se abren paso en mis sentimientos de abuela.

Pensando en ellos, en mis cuatro nietos, reflexionaba sobre el ”mundo” al que vienen, al que les estamos dejando.

Muy a propósito no he mencionado el alma … esa, la defiendo a capa y espada. Está reservada para los que amo.Guiño