Un mal guión

Una vez os dejé una entrada en la que decía qué    es más difícil manejar el silencio que la palabra…

Mi mente hace viajes cortos. No parecen que ninguno de ellos tenga conexión con el otro, sólo los hace y corta en seco para pasar al siguiente plano.

Mi hijo Juan es un aficionado al cine y en muchas ocasiones me insta a ver alguna película-“ Mamá, tienes que verla…, Ya veras  como vienes a decirme que es una obra de arte.” Y yo, cedo por dos motivos, conocer más de cine y  hacerle feliz  comentando la película  los dos juntos. Así vi Flores de Magnolia ( con los nombres soy un desastre- como en casi todo- lo mismo  se llama azucenas en flor) Vi la película y durante la primera parte sólo la recomendación de Juan no consintió que mi mano pulsase el botón de apagado. Aquello me parecía un caos… hasta que comienza el desenlace y todo llega a tomar sentido. Un efecto mariposa, mágico efecto que jamás logramos entender del todo.

Pues así son mis silenciosos y  cortos viajes. Un caos. Y es difícil narrar un caos, máxime cuando  este caos está lleno de silencios  que  ni yo misma entiendo…  espera… ¿ no entiendo?

Veo a Nuca echada frente a la puerta cerrada de la habitación de Maria. Espera su llegada y el anhelado permiso para entrar… De alguna manera, me siento identificada con ella.

Poner los pies en el suelo y encender la radio, es una necesidad… ya, ya, a veces, ni sé lo que  escucho.

Si en un descuido la casa es invadida por el silencio, mi corazón  coge una carrera desbocada…

Las bombillas han de tener 100W…

Cada mañana, antes de que mis pies toquen suelo, me digo; “Gloria, tu puedes con todo, así es la vida, nada de arrugarte a estas alturas del guión “… Y puedo asegurar que me pongo en pie y… camino. Pero  me siento ridícula repitiendo esto cada día… Me siento un loro, un muñeco de ventrílocuo, una mala actriz en un pésimo papel de un guión inaguantable.

Me recuerdo a mi misma, activa, siempre optimista, siempre guerrera, fuerte. Romántica, sí, y soñadora y hasta un poco loca, pero, jamás ñoña ni plañidera.

Voces de vaya usted a saber donde, dicen constantemente: Son ciclos, son ciclos, son ciclos, son ciclos…

Me veo en un espejo y veo a Medusa y sus serpientes saliendo de la cabeza… no importa en que momento, en que día, en que circunstancias… de mi cabeza sale la rabia, la furia, la cólera y todos los sentimientos que nos embargan cuando nos ponen una cuerda al cuello con el fin de esclavizarnos.

¡¡ Dios, que locura cuando verbalizamos lo que sucede dentro de nosotros!!

Qué importa si somos justos o no, todos, tenemos  pensamientos irracionales, mediocridades, sucios y llenos de miserias, daños que nos hacen vulnerables…

Un guante de hierro, al que llamamos dolor, no ceja en su empeño para  salir vencedor en la contienda…

Recuerdos de infancia… recuerdos de innombrables… recuerdos de mis hijos en su infancia…

Todo en un mismo saco que se agita desde quién sabe donde…

Son ciclos, son ciclos, son ciclos, son ciclos…

Lo sé, son ciclos de la vida, algunos, aterradoramente inaguantables.

Y al llegar a éste punto, en ocasiones, mi humor sale… hoy, no es el caso, ni lo permito. Mi humor, hoy, sería muy censurable.

Lo he dicho al principio; un mal guión, una mala película, y yo, una actriz muy mediocre  que no encuentra la tabla a la que sujetarme.

 

Alas de dudasthomas20briggsjq5

Una vuelta de tuerca

Soberbia en los hombres que creen haberlo vivido todo…

Soberbia de seres que  sienten  como en una noche, su mundo cambia.

Una sola noche da un giro a la vida y vuelves a sentirte huérfano, perdido en un mar de sentimientos enfrentados.

El futuro abre sus puertas… el pasado, lo vivido…

¿ qué hago con tanto amado?

Tal vez, hacer un hueco más en mi cama, acunarlo por toda la eternidad… para  jamás olvidarlo.

Septiembre acaba y la vida da un nuevo giro hacia la derecha…, aprieta un poco más la tuerca.
 
 
yerka_450

Uno de mis chicos; El funambulista y la critica

escanear0001[1]

Hoy, cumple años uno de mis “chicos”;

 

El funambulista.

¡¡FELICIDADES  ¡¡

mi querido escritor.

Que la vida te vaya bonito y las luces siempre permanezcan encendidas en tu vida.

Yo , por mi parte, te deseo lo mejor que tenga en el cajón

 

 

 

manos 43

Perdonarme… no he podido resistir la tentación de  volver a esta entrada.

Feliz, os muestro   una critica que aparecio  en un periodico, sobre su libro

 

“Justicia”

 

Vine de mis pequeñas vacaciones con la intención de escribir algo sobre las noticias( pocas) que vi en la tele. Una de ellas tuvo la facultad de ponerme  más histérica de lo que acostumbro. Palabra.

Hablo del “castigo” que se le impuso al juez Tirado ( vaya apellido para  un juez y cometer fallos) y de las puestas sobre el tapete, 5.092 sentencias penales que están  “dormidas” en los juzgados.

 

                                                  “Justicia retrasada, justicia denegada”.

 

Para colmo de mis males , veo la otra noche , en un programa de la tele , creo que se llama “Mentes criminales” una reconstrucción del asesinato de Sandra Palo…

Olvidé mi dolor de pierna, la crisis por la que pasamos( diga lo que diga ZP) y hasta que tal vez no llegue a fin de mes.

Me vino a la mente las palabras del presunto asesino de Mari Luz; Santiago del Valle:

      “ La culpa de que sucedan estas cosas es de los padres por dejar que los niños vayan solos por la calle."

                                                                     ¡¡ Hijo de santa madre!!

Acusado de intento ( no sé si fue probado) de  violación a su propia hija.

Me importa un pimiento que los jueces estén saturados de trabajo, doy mi palabra. Son el Poder Judicial y como tal, han de funcionar. Si hay que solicitar más ayuda, delegar en los Secretarios o dejar juicios  que no puedan atentar a la vida de los ciudadanos ( máxime si hablamos de niños) pues adelante el 7º de caballería que para eso se les supone ser los buenos de la “peli”.

Claro que después vemos la “jarta” de mingurrines y mingurrinas que ponen una querella judicial porque alguien ha dicho que son tontas.  Y yo, desde la impotencia de  escuchar que la vida de mi nieta vale 1.500 €  pienso en como hacerme con una pistola en el mercado negro y liarme a tiros.

 

 

manos 49manos de d y n

Un día feliz

 

Os cuento:

El día 21  mi nieta cumple diez tiernos años.

Ella ha cambiado de colegio y han aparecido miedos nuevos en su vida,

 normales a sus años ante la expectativa de cambios.

El año pasado le regalé un  cuento y este no podia ser menos ….

¿ Me diréis lo que os parece?

 

 Dedicado a mi nieta

 Sandra,

en su décimo

cumpleaños.

 

 

 

Un Cuento-realidad

 

 

 

Te aseguro, mi querida Sandra, que esto de intentar escribir con las alas de vieja Hada es un  co.. azo. ( las abuelitas no dicen palabrotas o ¿quizás, sí?) Pero… como te iba diciendo, así sucede en la vida: algunas cosas, cuestan trabajo  hacerlas. Las alas se hacen viejitas y cuesta mucho más volar y hacer tareas que antes eran coser y cantar. Eso sí, tiene una compensación( todo tiene  una recompensa), los ojos para ver dentro de las personas, se hacen más listos, más grandes e infinitamente más brillantes. En una palabra,se convierten en estrellas que pueden ver a los seres que aman, hasta a enormes distancias.

Hoy, me gustaría  contarte una leyenda muy vieja y que todas las hadas recordamos.

¿ Has olvidado que eres una de nosotras? No, seguro que  lo recuerdas.¡¡.. .aunque a veces  olvides los grandes poderes que tienes y te sientas perdida en algún bosque.

 

Se cuenta,  que hace muchos años, hubo una vez un hadita ( hada pequeñita) que nació con alas de mosca. Las otras haditas (aquel año nacieron muchas¡) crecían, y  a medida que pasaba el tiempo, con los años, sus alas crecían con ellas. Eran alas  grandes y bellas. Poseían  preciosos colores en todos los tonos. Unas, en tonos de inimaginables  azules, otras, lindos rosas y violetas que les daban  aspecto de mariposas. Muchas, muchísimas, por efecto del frió de aquel invierno, gozaban de la suerte de  tenerlas transparentes, con preciosos cordones de plata que les adornaban y  les convertían en pequeñas joyas de nacimiento. Todas tenían un desarrollo normal y perfecto…,  si, todas menos ella… que seguía con sus pequeñas alas de mosca cojonera ( ¡ se me escapó otra palabrota! no se lo digas a nadie) y que no crecían comiese lo que comiese: Bayas del bosque de los encantamientos, semillas crece pelos, hojas de los sueños, raíces de magia sin sombrero… Nada, todo inútil¡ Ella seguía con sus  alas de mosca, y encima, ¡ ¡pequeñas¡

Sus padres, hados de mucho prestigio, la llevaron a ver a los mejores  brujos del bosque… bueno, de ese bosque y de muchos otros, ya que eran muy poderosos y estaban muy preocupados por la pequeña hadita. Unos les decían que probasen a ponerla desnuda toda la noche, bajo los efectos de la luna llena… Imagina que tortura  en las noches de mucho frió ¡¡  Alguno, recomendó tenerla colgada de las propias alas  durante todo un mes, de un  viejo olmo (árbol bellísimo) que existía tres bosques a la derecha del suyo, con el fin de que al estar colgada , las alas  creciesen hacia arriba… Hasta una vieja bruja, famosa por  lo que conseguía con sus hechizos, les dijo que bebiese  babas de sapo y, además, que  le cortasen sus alas de mosca, con el fin de  pegarle  unas fabricadas con pétalos de flores.

 Ayla, así se llamaba la pequeña hada, estaba cada vez más asustada. Daba largos paseos  pensando en su mala suerte. Algunas mañanas lloraba sentada a la orilla del río que  nacía cerca de su hogar y muchas tardes se escondía en la espesura del Bosque Rojo, bosque mágico al que acudían los tristes y con penas grandes.

Una tarde, Ayla tuvo una feliz idea: ¡¡ Volaría ella por su cuenta. Sí, lo haría sola y sin clases de nadie. Subió a un árbol altísimo. Tan alto era el árbol que era conocido por el mundo de la magia y de los mortales…  si, los mortales, esos que son corrientes y normales, los que hacen pis y caca y comen con las manos; vamos, para entendernos,los que llamamos hombres.

Subió despacio, gateando por las ramas y haciéndose daño en sus pequeños pies… subió, subió, subió…

Al llegar arriba los ojitos no daban crédito a lo que estaba viendo:tan alta estaba la última rama que el bosque entero parecía simple hierba de la pradera. Cerró los ojos, se encomendó a su anciana  Hada Madrina y… ¡¡ Dió un salto al vació!!

Puffff…  ¡ la que se armo en su estómago y en todo su cuerpo por dentro. El hígado se subió a la garganta, las anginas se fueron a los pies, el corazón latía como una patata y sus pulmones  decidieron no recoger aire. Un caos tremendo, y aquello no terminaba nunca. Ayla comenzó a llorar con desconsuelo, las alitas de mosca, no ayudaban en nada, y encima,  su cabecita le decía que  iba a darse tal tortazo que durante años  todo el mundo de las hadas se iba a reír de ella.

 Sin saber cómo, nuestra pequeña hadita se sintió recogida en el aire. Unos brazos habían parado su pequeño cuerpo y una mano cogía la suya para ayudarle a volar con ella.  Su Hada Madrina había entrado en acción.

Volaron por largo tiempo y Ayla escuchaba embobada lo que el Hada anciana  le iba explicando de aquel bosque  siempre visto desde el suelo. Aprendió el nombre de  todos los árboles, el de las flores, las viejas leyendas de brujos y brujas, los colores de los sapos famosos, las fechas de sus nacimientos, sus poderes, su magia, sus miedos… Aprendió tanto que  comprendió que  había tenido más suerte que las demás haditas de su pequeño entorno. Una suerte única¡.

Por fin ,llegaron al suelo y, cansadas  ¿ he dicho cansadas? Noooooooooooooo, cansadísimas, se sentaron en él y bebieron agua de aquel río que Ayla tanto visitaba en sus llantos de la mañana.

¿ Dime Ayla, por qué te has tirado del  Árbol Alto, que pretendías con ello?- dijo el hada mayor.

Madrina , ¡ estoy harta de mis alas de mosca! Son feas, pequeñas y no me permiten volar. Las otras haditas tienen mucha suerte con las que  les ha dado la vida. No existe remedio para lo que  me pasa, lo dicen los brujos y hasta la hechicera del bosque.- contesto Ayla entre pucheros que anunciaban sus próximas lágrimas.

Ayla, escúchame– contestó su madrina mientras la tendía una flor de algodón para que sonase sus mocos-

¿ Sabes? No todos nacemos iguales, esas pequeñas alas  te hacen única y original y, además, son una hermosa señal de que te espera un futuro especial.

¿Sí?-contesto la pequeña con cara de no ir a creerse nada.

Sí, niña, sí, tú serás un hada muy  especial entre todas. Llegarás a ser una de las más sabias e importantes… ¿ Qué cómo sé eso?  Por tu  valor al intentar un vuelo al que pocas se hubiesen atrevido y por el interés que muestras en aprender el porqué de las cosas.

Nuestra pequeña hadita no salía de su asombro. Las ranas que  paseaban por las cercanías se habían parado a escuchar lo que la anciana Hada estaba explicando y, hasta  alguna de ellas tuvo que sujetarse un ojo  que se le caía de las cuencas, de tan abiertos que los tenían.

 

Algunas de nosotras, pocas eso es verdad, tenemos la suerte de tener  dificultades en  nuestra existencia. Es la forma de aprender  y poner interés en lo que vemos. Es la manera que la madre Tierra tiene de ponernos a prueba y demostrar que somos aptas para la empresa que nos tiene destinada. Algún día  tú, mi miedosilla hadita, tomarás decisiones importantes y de ti dependerá la felicidad de otros seres que tendrás que proteger. Unas alas más o menos grandes no significan nada a tu edad… ya verás la sorpresa que te espera dentro de unos años si consigues mantener la fuerza de seguir aprendiendo todo lo que las hadas  mayores van a enseñarte.

 

Para este momento alrededor de nuestras hadas habían llegado cuatro patos silvestres  que miraron con interés sus alas de patos salvajes. Las abrieron y comprobaron que eran corrientes, dentro de lo normal… vamos de estar por casa. En ese instante, sólo por ese instante, sintieron envidia del futuro de aquella pequeña hadita de ojos grandes  y luminosos.

A la rana del ojo, se le cayó al suelo definitivamente. Tuvo que salir corriendo para lavarlo  en el río y  volver a colocarlo.

 

La leyenda  cuenta que muchos años después, Ayla  fue una gran alumna de las hadas maestras. Aprendió tanto y tanto sin recordar sus pequeñas alas de mosca, que un buen día, mientras releía un  cuento que  le fué regalado hacía muchos años, y mientras paseaba por la orilla de aquel río que ya todos conocemos, se miró en sus cristalinas aguas y vió,  que a su espalda,  habían nacido las más preciosas alas que jamás se vieran en el mundo de la Imaginación.:Grandes, trasparentes, con largos hilos de oro y sabiduría que dibujaban preciosas formas de amor, conocimiento y ternura.

Recordó a su Hada Madrina y  la promesa de aquella sorpresa que no entendió cuando le fué anunciada.

Por cierto, olvidaba que no he mencionado el nombre de aquel río,se llamaba:"Río del Aprendizaje y el Conocimiento".

 

Ahhhhhhhhhhhhh , la rana del ojo,fué ayudante de las oficinas de reclamaciones del mundo mágico. ¡¡ menudo cargo!! ( Claro, se lavó sólo un ojo.De haberse lavado los dos, sería el jefe de dicho departamento)

 

Y fin de esta leyenda, que no por ser leyenda es falsa, ni mentira.

 

 

mariposas mu

 

 

El mar … sin bromas , sigue igual

paisaje Javea y Juan

 

Doy mi palabra… el mar sigue en su sitio.

Este año… no sé si tiene más sal, ni pude probarla .Confundido

Eso si, la piscina ( hasta la cintura) y yo intentando dar patadas al agua … Pufff , desastre total, pero … aprendí a caerme por las escaleras con una  majestuosidad digna de la mejor hada del reino.Acalorado

Cómo diría Escarlata ; Juro que volvere y nadare como la primera ( ¿ dijo eso? )Ruborizado

Hola a todos ; amigos añoradosGuiño

 

 

Gó, eres fantastica ¡¡¡¡