Gran Potaje

    

 

niñochino

 

 

Para los curiosos:  El mambo lo canta Dean Martín  ¡¡¡ Me encanta ¡¡¡ y es qué yo soy así; Paso, de Memorias de África ( dramón bello, donde los haya), a un mambo y un cantante ( guapísimo, por cierto), que cría malvas desde hace…  puffff

Si alguien tiene algo de este hombre, me refiero a canciones…, porfi, estiraros y me dejáis alguna.

 

No sé como agradecer vuestras palabras y los mimos que me enviáis. Tendría que nombraros uno a uno y dar abrazos a destajo, en persona, y con una taza de café delante, pero,  puñeteros algunos estáis lejísimos y no es momento, para mí, de hacer tantos largos a nado.

 

No es eso lo que pretendía al contaros mis “cosas”, tal vez  tengo poco aguante para “comerme” sola tanto plato indigesto… o al contarlo, quise que se entienda que somos poco más que un granito en un granero y que no somos tan importantes. Recordemos que mientras yo ando en mi pequeña batalla, han muerto  muchas personas en China; niños aplastados  por toneladas de escombro y… no sigo, me hace daño tanto despropósito.

La vida es importante; para uno mismo y por lo que podemos hacer  con ella, por eso no entiendo que algún imbecil  finja el haberse muerto para obtener un protagonismo.

 

En estos días os he hablado de  los míos ( no puedo remediarlo), y de los miedos que me visitan… de vez en cuando. Nada de tenerlos siempre encima. Seguramente  tengo a cientos los errores y de esos no digo nada… ¿ me estaré haciendo la buena  o la memoria se me hace selectiva? Jajajajja ¿ y qué puñetas importa? Intento que las personas hablemos de vida y muerte con la misma naturalidad que hablamos del  lehendakari Ibarreche  y su plan, o, del impresentable Bermejo, ministro de justicia que nos cuenta, con cara de plena inocencia, que los juzgados no tienen colapsados sus departamentos; sólo tienen, algún retrasillo.

Eso si que es optimismo y no lo mío con mis broncas, y la Seguridad Social.

 

La vida es un gran potaje y en ella estamos todos nadando como mejor sabemos y podemos. Bueno es que hablemos, y nos contemos como nos va con la tabla a la que nos hemos agarrado… quizás  sea  una buena tabla para otros. Y nada de pegarnos  collejas para que el otro se hunda y nos quedemos solos con todas las tablas… eso, es hacer trampas y, además, no todas las tablas  le sirven a uno.

 

 

untitled niño

 

Una sala de espera

Desde hace años, bastantes, tengo un don que no me gusta un pelo. Veo  a la muerte  junto a las personas. Dicho así, suena macabro y hasta da cierto miedo… si, da miedo. A mí sobre todo, que me pone de los nervios  cuando  alguien pasa por mi lado y veo lo que se  le viene encima.

Los que han tenido y cuidado enfermos, saben a lo que me refiero.

Pues bien, el lunes, en la sala de espera del Clínico, podían hacerse pronósticos con la mirada… no había que ser ingeniero de nada. Nos tiramos desde las  5:00 hasta las  8:30, que fue cuando, por fin, me hicieron la dichosa resonancia.

Sobre las 6:30, me llama una enfermera y nos dirigimos hacia la maquinita… Algo me dice que hable de mi válvula… la cara de la enfermera, cambia de color ( se pone blanca) y  con los ojitos como platos me dice: ¡¡ Con válvula no podemos hacer esto!!

A mí, también me cambia de color la cara ( burdeos de rabia), y me pongo furiosa:  ¡ Señorita, si lo ha dicho el  cirujano, espero que no esté tonto y sepa lo que ha pedido!

Uy, necesito el informe donde diga que tipo de válvula  tiene puesta!!

Yo:  Nadie me ha dicho eso. Además, ustedes tienen mi historia

Pufff…  eso no aparece en el ordenador  y las historias están en Algete.

Yo: De acuerdo…  no sigamos con esto, mi hija se acerca a casa y trae el informe.

Ella: No  no,  se deja la prueba para otro día.

Mi cara, pasa de burdeos a negra profunda.

¡¡¡ Ni lo sueñe ¡! Mariaaaaaaaaaaaaaaaaaa sal corriendo para casa y te traes todo el historial.

 Resumiendo:  Seguridad Social. No hay más que decir.

 

Sobre las 8:15, yo entraba en aquel túnel con mi claustrofobia. Los ojos cerrados. Mi imaginación, escapa y emprende el vuelo.

Pienso en las victimas de China… en esos niños que han estado días bajo los escombros y sin saber  si van a encontrarlos… yo, soy afortunada.

Busco pensamientos felices.

Mi mar, el agua sobre mi cabeza y el murmullo de las olas sobre ella… llego a sentir mi cuerpo meciéndose…

Sigo buscando…

Aparecen las imágenes de mis hijos…, todos ellos, en una fotografía del pasado agosto… un día feliz donde los haya…, los quiero, los siento…

La enfermedad… la suerte que tengo…, nada dice que esté tan malita como algunos de los que he visto esperando… el dolor que mis hijos puedan sentir…, sigo siendo afortunada…, ellos ríen,  la  joven que ha llegado a última hora en silla de ruedas, eso, es otra cosa. La traía  su madre… la madre tiene mi edad, y la chica, no más que Maria. Vi la mirada  que dirigía a mis hijos y como volvía los ojos hacia su hija… por unos momentos  me metí en sus zapatos de madre. Me ponen el contraste y me concentro en saber si  sigo bien. Todo es correcto.

Al salir, mis ojos  buscan a mis hijos y en el recorrido veo que  la silla de ruedas esta vacía…, la madre mira a los chicos y por unos instantes nuestros ojos se encuentran.

Otros pacientes, testigos de nuestros juegos,  sonríen al verme y escuchar  como me reciben mis acompañantes… “ Bandidos, como soy yo la que está mal”… La madre afirma con la cabeza en un movimiento casi imperceptible. Me dirijo a ella, sonrio y le pregunto si necesita algo. Ella, sólo responde con un, gracias, cuando  la digo bajito: Te entiendo, espero que tengas toda la suerte del mundo.

Buscamos la salida y mi corazón me dice que por malo que sea el resultado, sigo siendo la mujer más afortunada del mundo.

 

y1pGizGZBy4U61FWSqmN7alnSRDEZMHTAT-zLEVOQq9hk9JiGR6QIwDmYAQnT5HMnkWH6mOB_KN3Jo

La risa

Riamos un poco.

 

Ayer me llamaron para adelantar la resonancia. En lugar de a las ocho de la tarde, tenia que estar a las cinco. Bien. Allí estuvimos, mis dos hijos pequeños, la novia, y yo, naturalmente.  En estos sitios, es difícil mantener los palos del sombrajo en su sitio. Caras  que hablan por si mismas…  pieles traslucidas… sillas de ruedas… silencios que gritan…  y nosotros, con nuestras cargas respectivas.

Hablamos de todo ello, y yo (mi mente), con sus pensamientos paralelos. Agradecía que fuesen ellos los que me acompañaban a mí y que la vida no me hubiese puesto en la tesitura de que fuese al contrario.

Hora y media de espera y mis piernas, inquietas, me piden que las estire y las dé un paseo. Camino de un lado a otro de la amplia estancia… llego a una puerta y  veo una imágenes que prenden mi curiosidad. Entro. Al volver, me asomo con cuidado, quiero ver lo que hacen mis hijos… Me traicionan los recuerdos y… les hago un “cucu- tas” como cuando eran niños… La gente nos mira… y ellos, mis hijos, me siguen el juego. En silencio, entra la complicidad que tenemos…

Ellos se esconden, yo hago lo mismo, y la gente  empieza a observarnos como si estuviesen  en un partido de tenis. En una de estas, los chicos desaparecen  y yo, ya al descubierto… espero…

Pasan unos minutos y  empiezo a pensar que se han ido a tomar un café, cuando… salen los tres, en fila, con pasitos cortos imitando a los pingüinos y empiezan a caminar en circulo…

Menos mal que el lavabo  estaba cerca.

 

Quizás, esta escena  pueda parecer ridícula…

Yo, los amo por estos regalos de su imaginación y por estar, como sólo ellos saben hacerlo.

 

En otro momento, os cuento el resto de la tarde, que como diría un amigo, tuvo su miajica .

 

              y1p_-A5dHeHyelJ5iChazFYl_Gh96kcCiFBE51r9Zl_g6cW05ZS5Lpy-HibQaB_b6oEFIG8C7gNNYM

 

 

Fantasmas

Corcel_Negro

Es tiempo de fantasmas…

Todo parece tan apremiante, tan impetuosamente  cercano… y aparece esa sensación de falta de tiempo… para nada y para todo.

La muerte y su cortejo se hacen presentes, salta la alarma…, la vida, más que nunca, se hace patente. La razón rechaza la imagen y desecha la idea. Aparecen las negaciones, los optimismos, las amnesias dirigidas, los olvidos clasificados, los recuerdos seleccionados y la avidez por los consejos animosos…

 

Testigo de cargo… el dolor, que cobra su significado más macabro en la cómplice noche.

 

Aparece  el ansia por dejar un legado de trascendencia; enseñanzas que quedaron pendientes, papeles que  a estas alturas, no consigues recordar si dejaste en orden… La cordura quiere imponerse en una lucha a brazo partido con la angustia… y te encuentras  como testigo mudo, en una guerra  en la que nunca has querido tomar parte.

 

Todo se vuelve acuciante, apremiante, y a la vez comprendes que nada tiene importancia alguna. Nuestra mente se vuelve loca, demente en una realidad que desfiguramos, yo diría que conscientemente.

 

Negamos  sentirnos así, no es cuerdo ni sereno. Buscamos rincones oscuros, sin saber que hacer con ellos, pero es una realidad entender que entramos en un camino ignorado, desconocido o tal vez, olvidado adrede, y que esté trayecto  está plagado de recovecos ocultos, jamás transitados a conciencia.

Comenzamos una negociación  con nosotros mismos… una partida de poker entre la vida y la muerte.

 

En la pista, aparece el presentador levantando su sombrero de copa…

Saltan a ella los payasos, malabaristas, fieras, el  trapecista, los enanos, el mago, el contorsionista y soberbios corceles negros, que briosos se ponen de manos…

El jefe de pista grita a los espectadores:

“ ¡ Señores, señoras!… con todos ustedes y traído de mundos lejanos…, hoy, en exclusiva, presentamos por una vez y en única representación…,  ¡¡  El culto al MIEDO que nos legaron!!

 

La musica: Es el magico intento de despistar al enemigo.

 

 

 

 

 

Cadenas y condena

Algunos de vosotros sabéis de lo que voy a hablar… otros, lo conocen de oídas. Me gustaría tener toda la sabiduría del mundo para haceros llegar la intensidad del problema.

El año pasado conocí a Jesús Ángel. Recordareis mi entrada  sobre aquella manifestación  a la que asistí gracias a la invitación de este amigo. Desde entonces, “vivo”, de alguna manera, las dificultades que padecen estas personas. Tomé conciencia de la importancia de que  todos los lugares, a los que los demás tenemos acceso, sean  locales a los que ellos puedan acudir. Un par de escalones, para nosotros no son un problema perceptible… para ellos, son barreras infranqueables. Durante tres días sufrí con él  la indiferencia con la que la administración  les ignora… me sentía rabiosa, desconcertada y puedo jurar que profundamente conmocionada.

No hay derecho a lo que se les hace, pero, lo peor  es que los demás volvemos el rostro para no ver, para no tomar conciencia de la deshumanización  con la que se comporta la sociedad.

Jesús Ángel nos deja una entrada en su espacio Cruce de Caminos(cliquea aqui), él a tomado una decisión solidaria que me duele, pero comprendo.

Ayer, cuando me contaban las  complicaciones de mi operación, me vino a la mente que quizás yo pase a engrosar la lista de las personas que necesitan una silla de ruedas para valerme. No podría salir a la calle, ya que vivo en un primer piso de una casa sin ascensor… Ha sido la primera vez que el llanto acudió a mis ojos,  sin embargo, fui cobarde y guarde silencio. No quise ni mencionarlo. Jesús  ha sido ese brazo en el hombro que me hizo comprender  que no hay que abandonar la lucha. Hagamos algo… por favor. Por ellos y por nosotros.

Os dejo la entrada de Jesús
 

Cinco días en huelga de hambre

Mientras persiste un indignante silencio administrativo

Joaquín Mora, usuario de silla de ruedas, entra hoy sábado 17 de mayo de 2008 en su quinto día de huelga de hambre, en su domicilio de Huelva, en busca de una solución a su situación de “arresto domiciliario” involuntario debido a la falta de accesibilidad de un edificio de viviendas propiedad de la Junta de Andalucía. El encierro dura ya 7 años y la administración pública andaluza sigue sin proponer una solución razonable.

Lo más sorprendente del caso es que, a pesar de haberse difundido la noticia en decenas de medios de comunicación escritos, radiofónicos y televisivos, y obtener el apoyo público de Izquierda Unida, ningún responsable de la administración pública se ha puesto en contacto con él, ni siquiera para interesarse por su estado de salud.

Quedan así vacías de contenido las palabras que pronunció Manuel Chaves ayer

 

en Córdoba: "Si andalucismo es defender los intereses de Andalucía, trabajar por el progreso de Andalucía y defender a sus ciudadanos, no hay partido más andalucista en Andalucía que el PSOE".

¿En qué consiste defender a los ciudadanos y ciudadanas andaluzas? ¿En ignorar sus demandas? ¿En despreocuparse y minusvalorar acciones desesperadas en busca de justicia?

Desde el Foro de Vida Independiente exigimos a la administración andaluza que haga su trabajo, ofrecer soluciones a situaciones injustas. Las consecuencias de su silencio administrativo pueden ser desastrosas. ¿O habrá que esperar a un desenlace traumático e irreversible para que alguien se digne a coger el teléfono e interesarse por la situación y ofrecer soluciones?

y1pcjwkCwBflx59RuRZNOqyUdSOyCPnSImG9lAd4xTmHng1Q556-ukr8xST-DtaDY2CiWGY9m9CRxM

Un ciudadano de la Rioja secundará la huelga de hambre de Joaquín Mora

Solidaridad ante la nula respuesta de la Administración Andaluza.

A las 24 horas del próximo jueves, día 22, Jesús Ángel Nieto Herce, un hombre con diversidad funcional (discapacidad) que vive en Logroño y es miembro del Foro de Vida Independiente se declarará en huelga de hambre, en solidaridad con Joaquín Mora, ciudadano onubense que inicia hoy su décimo día en huelga de hambre, en demanda de una solución al involuntario “arresto domiciliario” a que le tiene sometido la Junta de Andalucía. “Si en ese momento no se solucionado adecuadamente el caso de Joaquín, yo me uniré a su protesta”, manifiesta Jesús Ángel.

En palabras de Jesús Ángel Nieto “es inadmisible que Joaquín viva en esa situación de inaccesibilidad total en su vivienda, es intolerable que lleve 10 días sin tomar alimentos en protesta porque nadie oye sus reclamaciones y es indignante para toda la clase política el comportamiento de la administración andaluza que ni siquiera le ha hecho una llamada interesándose por su estado de salud”

Recordemos que Joaquín Mora se declaró en huelga de hambre indefinida el pasado martes, día 13. Desde hace siete años no puede salir de su casa, salvo en contadísimas ocasiones, por carecer ésta de accesibilidad. Es continua su pelea y lucha con la administración autonómica andaluza –dueña del inmueble- para poder permutar su casa por otra que sí sea accesible. Joaquín, incluso ha propuesto que le ayuden en el alquiler de una vivienda accesible, por la diferencia entre su coste y lo que paga actualmente por el piso, hasta que dispongan de vivienda para llevar a cabo dicha permuta. Sin embargo, no ha habido respuesta.

No se trata de privilegios ni de trato especial sino, de dignidad y derechos de un ciudadano “encarcelado” en su propio domicilio, motivo por el cual he decidido unirme a su protesta y justa reivindicación”

Desde el Foro de Vida Independiente se reitera la exigencia a la Junta de Andalucía para que adopte las medidas pertinentes para resolver la situación y, con ello, que los dos compañeros desistan de su actitud antes que su salud se vea seriamente perjudicada.

FORO DE VIDA INDEPENDIENTE. ( Buscar pinchando aqui)

20 de mayo de 2008

“NADA SOBRE NOSOTROS SIN NOSOTROS”