Solo por cuatro dias

Psssssssssssssshhhhhh 

Silencio, cierro ventanas y puertas.

Mis flores , resguardadas del aire.

Escapo a contar estrellas  , a reconstruir  sueños y a buscar sirenas.

Me dijeron las lenguas de doble filo que , desde hace días , anda una perdida ¡¡¡

Ya sabia yo

 que la pequeña  estaba  un poco loquilla

y es que:

Puffffff

¡¡  somos una familia!!

 

Anuncios

Noche de San Juan

Sola

sin mi mar

 pero … 

Preparada para la noche más corta del año…

Noche de fuegos

Noche para echar en hoguera todo lo malo y viejo

¡ Renovemos nuestros sueños ¡

Hora : La  primera de veinticuatro.

San Juan.

Dia  de mi hijo, el más chiquito.

Puse en el fuego: La desilusión , la mentira, las horas perdidas  en sueños valdios, el silencio que oculta mentiras, las pocas ganas de vivir, la falta de ternura, las injusticias, el llanto de la pena, la cobardia, la incoherencia, la estupidez, el egoismo…..

Tan larga fue la lista , que he tenido problemas para que el fuego  diera fin con ellas…

Casi , casi … no puede con ella. Para ser sinceros, hay que decir , que tuvo serios problemas para  consumir la lista entera.

Silenciosos y … ¡¡ cortinas ¡¡¡

Ehhh ¡¡ Espera.. ¿ Que haces yéndote de esa manera?

Sí, a ti,  a ti te digo, al que se asoma y mira de está forma furtiva…

Entra , siéntate conmigo, ¿ no viste que  en la mesa tienes un sitio?

La puerta siempre estuvo abierta, en está casa  no se teme a los curiosos.

Es lugar de reposo, de conversación sincera , de largas charlas mirándose a los ojos.

Ea pues , siéntate a mi vera  y si quieres , guarda silencio, no habrá enojos, solo deja que yo te vea.

 

  Tengo que reirme a carcajadas … ¡ Qué no , qué no hay quien lo entienda , la pagina de inicio me dice  que hoy tomaron  café conmigo… 145 visitas ¡¡¡¡ y  yo sin servilletas ¡¡¡

jajajajajajajajajajaja

Seis usaron  las que había en la mesa … pero, ¿ los restantes ? ¡¡¡ Dios santo ¡¡¡ mis cortinassssssssssss ¡¡

La habitación del deseo

CUENTA CUENTOS 

 

 

 

 

“La habitación del deseo”… Primer Premio del concurso de verano:

 Dos días en: La habitación del  deseo.

Para participar: Encuentre  la  respuesta  a…..

 

Toda la ciudad está inundada con carteles  de está publicidad. Es la locura de temporada. La televisión, cómo no, se hace eco del acontecimiento. Se trabajan cientos de elucubraciones,  montones de preguntas que intentan avances sobre el hecho. Creadores de opinión hablan sobre ello. Unos a favor del invento, y otros, escandalizados  ante lo que se avecina. La iglesia se adelanta con gritos de  alarma: ¡ Estamos dando paso libre a las huestes diabólicas! En fin, que toda la ciudad está revuelta ante semejante propaganda.

Las personas mayores, suspiran por el premio, de los jóvenes, mejor; ni cuento. Lo cierto es que todo el mundo está dispuesto a invertir su esfuerzo personal y  lo que sea  necesario. La imaginación y la fantasía humana, se han despertado. El caso es conseguir ese Primer Premio de dos días en La habitación del deseo.

Son pocos los que observan  que la publicidad no tiene patrocinador, de momento,  solo se habla de una permanencia en un lugar un tanto inconcreto, pero…

 

Los sueños se desbordan, las consultas de los psicólogos, con  las salas de espera llenas, no dan abasto, y es que, no existe cada tan perturbador como financiar sueños. Eso lo sabe el creador del dichoso anuncio y, como buen publicista, se aprovecha de ello.

Toda la ciudad está en espera de las bases del concurso. Aplazan decisiones, viajes, eventos…, no sea que se abra el plazo y  le pille ocupado o lo que es peor; lejos y no pueda participar. Pasan los días y no aparecen noticias que den pistas, así que  las cadenas de televisión montan programas para hacer posibles conjeturas. Salen trapos sucios de debajo de las piedras, ¿ quién merece participar? No, no, aquel fue un sin vergüenza, aquella tuvo amantes y no merece recompensas… El que más y el que menos, da su opinión hasta de política. En fin, un maremagnun de torturas gratuitas por pasar  dos días en La habitación del deseo.

 

Y, a todo esto, visto desde la cordura, qué pocos, poquísimos, mantienen ¿ qué puñetas  es, La habitación del  deseo? ¿ La habitación de la lujuria?  ¿Una habitación donde desear y conseguir la riqueza más absoluta?

¿ Tal vez un lugar donde dar rienda suelta a inconfesables locuras?

 

Una mañana, sin previo aviso, como ocurren estas cosas, aparece la ciudad sin los carteles. Han sido sustituidos por otros,  monumentales, que abren  el  concurso de marras. Dicen así:

 

La Habitación del Deseo. El más lujoso  hotel de la comunidad manchega, le regala dos días de estancia con pensión completa en sus instalaciones de la sierra.  Participarán  en el sorteo todas las papeletas enviadas con “la respuesta oculta”, que entran  en las cajas de detergentes: Comoblanquearbarato.

La fecha de dicho sorteo será el próximo 29 de febrero.

(Los afortunados deberán llevar toallas y sabanas)

 

Esa mañana murió  la fantasía.

 

 

 

 

Más cuentos y mejores en :

 

 http://cuentacuentos06.spaces.live.com/blog/cns!CB28DB14F4076073!4215.entry

Un cuento de princesas

Diana,( La Piedra ) me invita a participar en un bello sueño: Contar un cuento que ya tiene titulo y que  vaya dirigido a las niñas:

 

POR QUÉ NO QUIERO SER PRINCESA.

 

 

Empecemos pues con la historia, que cuento encantada a todas las niñas y niños del mundo, y, claro está, especialmente a una que se llama Sandra y tiene 8 años. Mi nieta.

                                            ———–o0o———-

 

Hace muchos, muchísimos años, tantos que la memoria no me alcanza, los hombres y las mujeres, los mayores,  para ser más exactos, hicieron una tontería…

-¿ Una tontería? Abuelita, ¿no me digas que los mayores hacen esas cosas?-

Si, si, ya lo creo, escucha y veras lo que te cuento.

Como te decía, hace muchísimo, al principio de los tiempos, se decidió que el hombre más guapo, alto y valiente, tenia que ser Rey, su esposa Reina y sus hijos: príncipes y princesas Puffffffffffff, menudo lió, porque había muchos, muchísimos  guapos, valientes y altos y, como no, todos querían ser reyes.

 ¿ Cómo lo encontraron? Pues fácil. A porrazos hasta que gano uno.

Nadie recordó en aquellos momentos que lo más lógico es que fuese el más listo. ¿ No estas de acuerdo?

De esta forma apareció el primer Rey, y claro, la primera Reina y los  principitos.

Los años fueron pasando y los hijos de los reyes, al morir  el padre, ocupaban el trono y pasaban a ser el Rey. Los príncipes y las princesas solo tenían que ocuparse de estar guapos, ellos no tenían que preocuparse de hacer trabajos, Lo hacia la gente del pueblo. Unos hacían el pan y los bollos, otros erraban los caballos, muchos aprendieron a hacer  casas, a  sembrar la tierra  y recoger patatas,  tomates… en fin, que todos sabían hacer un poco de todo, menos los príncipes y princesas que solo estaban guapos.

-Abuelita,  y, ¿ no  estudiaban? –

Quita, quita, para eso estaban los que  sabían hacerlo, ellos los mandaban, eran sus vasallos y solo tenían que mandarlo para que escribiesen , les hicieran la  cuentas y todo el trabajo.

-¡Ahhh! Y ¿ entonces, qué hacían?-

Nada, estar guapísimos y buscar  alguien con quien casarse  para que después fuese, con él o ella, rey o reina.

¿ Sabes lo que ocurrió? Pues que algunos y algunas, gente del pueblo sin mucha inteligencia, decidieron  que en lugar de aprender  iban a dedicar su tiempo en  ponerse bellísimos para ser los escogidos  y casarse con unos de ellos. Es decir, olvidaron aprender cualquier oficio. Solo se miraban al espejo para estar bonitos. Y no creas que fueron pocos,  fueron un montón, el negocio era redondo, si te casabas  con un príncipe, ya no trabajabas nunca más, pero… ¿ te imaginas lo que sucedió?  Pues que los no elegidos, no habían aprendido hacer nada y  no sabían trabajar para ganarse  el pan de cada día. Así que guapos y todos, empezaron a ser mendigos y pedir por las calles para poder comer y vestirse.

Pero, eso no fue lo peor,  lo más terrible, fue cuando algunos pensaron que ellos también podían ser  el Rey, entonces si que se  formo un buen lió. Llego un momento que  fueron tantos los que querían serlo, que  volvieron a luchar a porrazos y  cada vez que  salía uno victorioso, el antiguo, ale, a la calle, sin saber hacer nada. El muy tonto decía “  Yo fui el Rey” o “  Yo fui la princesa, tenéis que hacerme la casa y darme de comer “ Al principio, como eran tan guapos, la gente los acogía y les tenia en casa, pero… poco a poco,  se daban cuenta de que ser  Rey príncipe  o princesa  no era suficiente para tenerlos a la sopa boba  y  les decían, “ si quieres comer, tenéis que trabajar “ y los ponían hacer las camas y a fregar los suelos o, a aprender hacer algo. Mientras, los niños del pueblo que  desde pequeños  tuvieron que  estudiar y hacer cosas, llegaron  a ser médicos y curar personas,  a  levantar castillos sin que se cayeran, a escribir cuentos  para que otros aprendieran a leer. A levantar puentes para cruzar los ríos, hacer pan, hacer  muebles… en fin, a trabajar, para ser libres y buscar su destino…

¿ Lo entiendes?  Estar muy guapo y no saber hacer nada, no es  lo que las personas  inteligentes buscan…  No  mi niña, nadie quiere ser princesa o príncipe y ser idiota.

¿ Nadie, abuelita?

Nadie…  bueno, deja que piense… Ah si, claro, los que no piensan, los tontos, los idiotas, los que quieren que los demás trabajen  y ellos solo miran. Los que después se mueren de hambre o para comer pegan y castigan a sus semejantes. Son, las malas personas que terminan  en la cárcel.

Te diré  un secreto Sandra: Todos somos príncipes y princesas para las personas que nos aman, la magia nos convierte, desde la inteligencia, en todo lo que soñemos. Solo necesitamos la voluntad de querer lograr, lo más  bonito y difícil  que el hombre puede  llegar a ser: ¡ PERSONA!.