Una caricia recibida

 

La vida  tiene estas cosas.

Cuando ella decide tratarte a golpes, lo hace sin medida. Es generosa y dura en revolcones, logra  dejarte yacente, sin ilusiones, sin horizonte.

Quedas expectante,  en espera de la próxima paliza.

Si logras levantarte, te cubres con mantos, lo haces con la sana intención  de disfrazarte  e intentar que no te descubra, que no te vea.

Perfumas tu cuerpo con risas, formula que "casi" siempre despista.

La táctica  es procurar fundirte con el paisaje  para pasar inadvertida.

A veces, todo esto funciona  y durante un tiempo la amenaza cae en un pozo de olvido.

Si, se abre una tregua  que te permite crecer, aunque despues lo haces  con un  pesado equipaje de  cicatrices , que a duras penas arrastras y que además, te mantienen a la defensiva, pero…

Pero hay que ser justos.

Seámoslo.

La existencia  de  tanta expectación,  te mantiene alerta, capaz  de ver cuando un hecho fortuito deposita en tus manos la ternura de una suave caricia.

Son momentos  en los que la vida, tu vida, se esponja, se llena, y recobras la esperanza.

Llega el  momento de levantar la mirada confiada, y volver tus ojos hacia las estrellas… ¡ con cuidado , en el suelo hay piedras ¡

Eso si, la luz de alerta , siempre encendida

       

Un lugar extraño

El hombre está hecho de sus sueños y yo, hoy, he querido comprar  un gran frasco lleno de ellos.

Hoy entré en un lugar oscuro, un lugar donde se compran cosas extrañas, donde se venden locuras,

donde se ofrecen metas, ilusiones, estrellas, sueños, esperanzas , deseos…

Visitarlo ha sido como bucear en el lado oculto de la luna,

sumergirme en lo más profundo de un mar silencioso .

Durante esos minutos, me he hundido en la extraña densidad  de su agua , y en ella 

no habitaba el tiempo, ni existido  pasado, ni existía  futuro.

El todo y la nada estaban en mis manos.

Todo a mi alcance y siempre la nada presente, poniendo en su lugar la importancia de lo deseado.

He pensado mucho  ante  tanto como se ponía a mi alcance…

La tentación ha sido grande pero,

me quedo  con los sueños, sí, con un precioso frasco de sueños.

Entiendo que esa es la actitud.

Desde ella… ¡puedo ser grande!

 

 

 

Sus Veinticuatro

 

 

 

Me pesa  el volumen de tanto ropaje

Mis movimientos han perdido la grácil soltura con la que me siento  caminando desnuda de mascaras.

Cuelgo mi disfraz de princesa, guardo mis preciosos zapatos de cristal y vuelvo a pisar la tierra sintiéndola desde la desnudez de mis pies descalzos.

Hoy regreso tarde a casa. Hemos  celebrado el  cumpleaños de mi hijo Juan con una cena en familia  y algún amigo que se ha unido a la pequeña fiesta. Juan ha cumplido veinticuatro años.

Al despedirnos mis recuerdos han volado a aquellos primeros años en que todos eran niños…

Cierto que la vida  a pasado volando, que  no me explico como ha sido tan rápido, como han crecido tan deprisa…

Hoy son ellos los que cogen mi mano, los que me protegen, los que intentan arroparme, los que me ceden el mejor lugar, la primera copa…

Los que proponen, disponen, actúan,  y me miman.

Me siento agradecida a la vida por ellos.

En las ultimas veinticuatro horas me he sentido abrazada con tanta ternura que de alguna manera  compensan  todos los abrazos  que me han faltado.

Mientras fueron pequeños, siempre tuve el miedo a irme y dejarles solos. A veces, en mi soledad, me sentía una perfecta inconsciente  por haberles traído  a este mundo, sabiendo que sobre mí pendía la amenaza de un corazón roto. Hoy, me alegro de la valentía, del pulso que le eche a la vida, gracias a eso todo no ha sido un fracaso, de ella han nacido  hombres y mujeres  que saben volar solos, y lo hacen desde la sensatez, la cordura, los sentimientos  y con una enorme  capacidad para entender a los demás. Creo que supe hacerles ver  que lo importante de esta existencia  no es el tener, sino el ser.

Me embarga un extraño sentimiento que no sé definir; un cóctel  de contradicciones y sensaciones  que tienen difícil combinación: Nostalgia, amor, miedo, alegría, soledad… Se abre una puerta en mi vida y por primera vez no sé lo que  hay detrás…

Mi “yo” me pregunta: ¿ Gloria y ahora, qué?

 

Noche de Carnaval

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, esta  noche:

 Noche de carnaval.

La idea me gusta, me atrae,

ser por unas horas 

la bruja, el pirata,

    el Pierrot, la mascara…  

La princesa ¡¡¡ 

Si, si, ¡una linda princesa de cuento¡

                  Seria tan bello que…

 

 

                   Ea, ni lo pienso,

          esta noche le pido a mi hada madrina

           ( estoy segura de que la tengo)

 

                que adorne mi cabello

               busque  zapatos de cristal

                       e invente

              un precioso cuento para mi 

 

 

       Madrinaaaaaaaa  ¿ Estas ?

Respeto

Principios derivados de la dignidad

Un criterio fácil que puede usarse para determinar si uno está tratando a alguien con respeto consiste en considerar si la acción que va a realizar es reversible. Es decir: ¿querrías que alguien te hiciera a ti la misma cosa que tu vas a hacer a otro? Esta es la idea fundamental contenida en la Regla de Oro: «trata a los otros tal como querrías que ellos te trataran a ti». Pero no es ésta una idea exclusiva de los cristianos. Más de un siglo antes del nacimiento de Cristo, un pagano pidió al Rabí Hillel que explicara la ley de Moisés entera mientras se sostenía sobre un solo pié. Hillel resumió todo el cuerpo de la ley judía levantando un pié y diciendo: «No hagas a los demás lo que odiarías que ellos hicieran contigo».

La dignidad humana y sus implicaciones éticas

 J. Vidal-bota

 

Para todos feliz dia de los enamorados

   TÁCTICA Y ESTRATEGIA
.
Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos
.
Mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible
.
Mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos
.
Mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos
.
Mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
                      por fin me necesites                        
 mario Benedetti
         
Y

" El que ama es fiel a ese amor, cuéstele lo que le cueste; siempre

confía en la persona amada, espera de ella lo mejor y la defiende

con firmeza".

1 Corintios 13:7

 

Amen